En el mundo competitivo de nuestros días, está bastante claro el papel tan importante que sé han labrado las mujeres profesionistas y emprendedoras, pasando por obstáculos culturales y de idiosincrasia que no permitían el desarrollo de este importante género.

Hoy podemos encontrar profesionistas féminas con iguales y hasta más altos estándares que los del sexo opuesto, esto gracias al trabajo arduo que vienen desarrollando por mucho tiempo. Sin embargo, esto no ha sido suficiente para superar problemas cómo acceso a puestos estratégicos, sexismo a la hora del desarrollo laboral o la (aún) existente desigualdad en los sueldos laborales.

Ello ocasiona que el futuro de las mujeres profesionistas sea más sombrío que el de sus pares, ya que a la hora de un retiro laboral no tendrán acceso a los mismos recursos en proporciones bastante desiguales. Y esto es un verdadero desperdicio de talento, porque está comprobada la habilidad nata de cualquier mujer para administrar sus recursos, y más los monetarios.

Entonces ¿qué deben hacer las mujeres para mejorar sus flujos de efectivo futuros? Bueno, podemos encontrar diversas opciones pero entre las más prometedoras están las inversiones en las Bolsas de Valores de todo el mundo, en especial por ese talento nato a la administración de recursos que puede ser la punta de lanza para el desarrollo de un sencillo portafolio de inversión hasta la creación de toda una estrategia que permita incrementar desproporcionalmente los ingresos de cualquier mujer…. Pero ¿cómo lograr algo tan bueno y rentable?

La revolución tecnológica ha traído grandes beneficios en lo que concierne a los conocimientos de cualquier área, y el mundo de las finanzas es uno de los que se ha beneficiando de dichos avances. Cada vez es mucho más sencillo entender el funcionamiento de la Bolsa de valores, cada vez es mucho más accesible y cada vez hay más personas beneficiadas de este mercado financiero.

¿Por qué sería tan importante que las mujeres invirtieran en la Bolsa cómo el medio idóneo para incrementar sus ingresos y garantizar mejores rendimientos en el futuro? La dura realidad es que en promedio una mujer percibirá una jubilación un 40% inferior a la de un hombre, por otro lado, su esperanza de vida es superior y las razones de vida que pueden hacer que una mujer se separe de su vida laboral, repercuten en los años que ellas cotizan. Si a esto le sumamos el grave problema de la brecha con lo que a ingresos laborales respecta, entonces tenemos serias y fundamentadas razones para buscar opciones para el mencionado género.

Entonces, las mujeres deben plantearse objetivos de largo plazo para llegar a una etapa de retiro más preparadas, más informadas. Recordemos que esto no solo aplica al hecho de estar en mejores condiciones de salud, sino de tener los medios necesarios para que nuestra calidad de vida igual o mejor de lo que hoy podemos tener.

Pero, por donde comenzar. Sin importar la edad que tengas, a lo que te dediques, si tienes o no dinero “ahorrado”, etc. Si eres una mujer preocupada por estos aspectos para el futuro, te invito a que busques desde lo más sencillo, los cursos para comenzar a invertir en Bolsa son mucho más accesibles de lo que crees, y hay muchos por cierto. Puedes buscarte un libro muy básico en cualquier librería, verás que hay mucha información del tema. Leer la sección financiera de cualquier periódico o comenzar con pequeñas búsquedas de la forma en que operan las bolsas de valores, te abrirá a tener la confianza necesaria para acceder a este mundo de inversiones con mejores herramientas.

Revisa el comportamiento de la bolsa de largo plazo y comprueba que es la mejor opción para invertir tu dinero.

Abel Cornejo H.