Hay muchas inversiones disponibles (La Bolsa, Bienes Raíces, fondos, bonos, obras de arte, etc), y ninguna de ellas es perfecta. Todas tienen ventajas y desventajas, no hay ninguna inversión que sea 100% mejor que la otra y en todos los sentidos. Lo bueno, es que todas las inversiones son compatibles, por lo que no hay que elegir sólo una de ellas y renunciar a todas las demás. Las inversiones que elija cada inversionista y el porcentaje de su dinero, que dedique a cada una de ellas, es algo que repercute en el crecimiento del patrimonio, en mi caso, he decidido ser emprendedor e invertir en bolsa de valores, por que estoy seguro son las opciones ideales.

Invertir en la Bolsa de valores, es mucho más fácil de lo que cree la mayoría de la gente, ya que es algo que cualquiera puede, y debe hacer, sin necesitdad de tener ningún conocimiento previo o una inteligencia superior a la media de todos nosotros. Creo que todo el mundo debería dedicar al menos una parte muy importante de su dinero a invertir en la Bolsa ya que está demostrado que en inversiones a largo plazo, la Bolsa es la inversión más rentable, y no sólo es la más rentable, sino que a través de los dividendos pagados por las empresas proporciona una renta más estable y creciente, que las bienes raíces y por supuesto que los Cetes y los productos bancarios.

La Bolsa tiene una seguridad, rentabilidad, liquidez y flexibilidad, muy superiores a cualquier otro tipo de inversión financiera, déjenme, hacer un comparativo con las casas ó los departamentos.

Menos Capital y mayor seguridad: Es evidente, que para poder comprar 1 departamento y gozar de los beneficios de la plusvalía, hace falta un capital elevado y para invertir, en las mejores 35 empresas de México y gozar de los mismos beneficios de rendimiento y liquidez que sus socios, debo destinar muy poquito dinero, no más de $50.00 pesos al día de hoy.

Diversificación flexible: Podemos invertir en empresas y en sus marcas poco a poco, esto es, en la medida de nuestra habilidad y capacidad de ahorro podemos ir aumentando nuestro patrimonio y no debemos esperar meses o hasta años para poder acumular mas de una casa o departamento en diferentes zonas ó en diferentes ciudades, lo que invertir en bolsa facilita en gran medida una mejor diversificación del riesgo.

Liquidez: En caso de necesitar dinero, debido a algún suceso inesperado, no hay comparación posible entre la inversión en Bolsa (la venta de unas acciones tarda aproximadamente 5 segundos) y los inmuebles. Evidentemente, si coincide con un mal momento de mercado el precio de venta de las acciones será inferior al que se obtendría en un momento favorable, pero cuando se intenta vender un inmueble en un mal momento de mercado, lo más probable es que, simplemente, no pueda venderse, con lo cuál el problema deberá solucionarse vendiendo otros activos ó pidiendo un crédito.

Transparencia: En internet hay una multitud de sitios web que ofrecen información gratis de la cotización y los dividendos de cualquier empresa de los últimos años, incluso décadas. Cualquiera puede acceder a esta información y saber realmente lo que ha pasado con la empresa X en el pasado. No hay nada remotamente parecido a la hora de invertir en inmuebles. Las cifras de compras, ventas, alquileres, etc. que se oyen a diario en cualquier sitio son simples rumores, y no hay posibilidad de confirmarlas en ningún registro público, gratuito e informatizado de operaciones realmente cerradas. Gracias a esta transparencia en todo momento podemos saber el precio al que realmente podríamos vender nuestras acciones en caso de querer hacerlo, algo totalmente imposible de saber en el caso de una casa o departamento.

Rentabilidad: A largo plazo (y a grosso modo) la revalorización de la Bolsa depende fundamentalmente del crecimiento de los beneficios de las empresas y de los dividendos que repartan, a diferencia, el precio sobre las casas o departamentos, está relacionado con el crecimiento de la zona y los cambios en la economía.

Seguridad en el cobro de una renta: No existe un esfuerzo de por medio para cobrar los dividendos de las empresas en las inversiones en bolsa. Simplemente por tener las acciones depositadas en cualquier banco o casa de bolsa, el importe de los dividendos es ingresado automáticamente en nuestra cuenta y listo. Hay muchas empresas sólidas y bien gestionadas que no han dejado de pagar dividendo ni un sólo año desde hace muchas décadas e incluso siglos.

Cuando se desea alquilar un departamento hay muchos problemas potenciales. Que alguien se meta en tu casa a vivir no quiere decir que esté dispuesto, o pueda, pagar el alquiler al que se comprometió. Además, es casi imposible tener alquilado un inmueble de forma ininterrumpida durante décadas. En la gran mayoría de los casos el inmueble se quedará vacío antes o después, y no sólo pasarán varios meses, sin encontrar un nuevo inquilino, sino que muy probablemente habrá que realizar obras y reparaciones en el inmueble para arreglar los desperfectos causados por el último inquilino antes de poder alquilárselo al siguiente, sin olvidar los pagos de impuestos como el predial que siempre es a cuenta del dueño.

Existen un montón de razones adicionales pero por ahora, me quedo con estas,

Muchas Gracias