Deberás acostumbrarte todos los días a ir anotando tus gastos, tanto lo que compras como lo que pagas en efectivo, con la chequera o con las tarjetas de crédito.

1.-Revisa tu situación actual. Restar a los activos pasivos. Realizar un balance financiero familiar, de forma mensual, para determinar si las acciones que estás tomando, son las correctas para mejorar tu patrimonio hoy y en el largo plazo.

2.-Nadie puede invertir lo que no tiene. Ser consiente y pagar las deudas, evitar pagar tasas de interés por más tiempo y aprende a buscar mejores financieros.

3.-Utiliza los ingresos adicionales. Inicia un proyecto de inversiones de largo plazo que apoye tu retiro laboral.

4.-Aprende a diversificar. Define una mezcla adecuada entre seguros y efectivos para ser frente a emergencias. El seguro de gastos médicos es fundamental.

5.-Un adecuado uso a la tarjeta de crédito: Puede ser el principio de un proyecto de finanzas personales, el financiamiento al consumo es la puerta de las inversiones rentables.

6.- Realiza tus operaciones financieras: Te recomiendo realizarlas por internet ya que así ahorrarás tiempo, modera el uso de cajeros automáticos y pon mucha atención a las comisiones que pagas todos los días por cada transacción.

A través de estos pasos podrás planear tus gastos, tener más seguridad ante cualquier imprevisto, cumplir con tus objetivos financieros y aprender a invertir; de tal forma que puedas generar una estabilidad para ti y tu familia.