Son muy comunes los errores a la hora de administrar nuestras finanzas personales que ponen en riesgo lo que conocemos como estabilidad financiera. Las personas con éxito en sus finanzas personales, son aquellas que de forma ordenada y a tiempo van resolviendo los problemas del día a día y no permiten que se deteriore su capacidad de inversión o la oportunidad de obtener financiamientos adecuados.

Aprender a concretar: Corregir este problema, debemos definir fechas límites para realizar estas operaciones y respetarlas. La disciplina a los pagos e inversiones son pilares de una administración ordenada y el inicio de un adecuado plan de finanzas personales exitoso.

Comprometerse a ahorrar Un plan solido de Finanzas personales es aquel que se basa en solo gastar en la medida que ganemos más, invertir en nosotros mismos es una excelente decisión para tener un mejor trabajo.

Erradicar tabús sociales: Mantener en los productos con precio y comisiones promedio de mercado, pocas tarjetas de crédito y teléfonos solo con aplicaciones útiles, es una buena manera de administrar este riesgo y darle viabilidad a un proyecto de finanzas personales de mediano plazo.

El ahorro para el retiro: hacer un proyecto de finanzas personales, no importando que aquellos que han distraído entre el 5% y el 20% de sus ingresos a inversiones privadas de riesgo aceptable por 20 años, han podido retirarse antes de los 60 años.

Tener asesores financieros serios y con resultados estables: la capacidad para generar rendimientos ligeramente superiores al mercado, un proyecto de finanzas personales siempre incluye la siguiente leyenda: la fábrica de ricos en los mercados, en estos tiempos de incertidumbre, ya está cerrada.

Los sentimientos y las finanzas no son amigos: los inversionistas tienen problemas personales, toman pésimas decisiones financieras. La mejor forma de tomar una decisión de riesgo y rendimiento adecuada es con la cabeza fría y el corazón tranquilo.

Llevar a cabo un buen plan de finanzas personales, es dejar de lado al dinero o sus rendimientos y no considerarlo como una prioridad, la salud, el concretar una familia, el recuperar amigos, poder tener una carrera profesional llena de satisfacciones y muchas sonrisas a toda hora, esas, si son una prioridad para vivir mejor y tener en la mente lista para definir un proyecto de finanzas personales.